¿¡Hola como estas!?

 

En este post me gustaría contarte un poco qué estrategia seguí cuando decidí tirarme a la piscina y salir de la ansiedad. Y si te sientes mal ahora mismo, invitarte a que lo pruebes y te lances al vacío como hice yo.

Para ello, necesito retroceder un poco en el tiempo.

Después de probar mil terapias, que me iban muy bien para hacer desaparecer de manera temporal mis sintomas, me di cuenta que si quería superar mi ansiedad tenía que ponerme las pilas.

Me cansé de depender  de los otros y decidí empezar a trabajar para mí mismo. 🙂

En otras palabras, decidí salir en busca de mis propios recursos: herramientas a mi alcance que me ayudaran a empoderarme de mi proceso.

Lo que hice fue observar a mi alrededor, ver qué oportunidades había y aprovechar mis fortalezas para empezar por allí.

 

Tenía que cambiar más o menos todo aquello que hacía mal, me di cuenta muy rápido que casi todo. Así que empecé por lo que me sería más fácil: informarme y correr.  La parte de querer saber todo como funciona es innata en mí, creo que en casi todo el mundo en realidad, y el tema de correr, siempre había practicado deporte y tantos años de ansiedad me habían enseñado a moverme rápido, la verdad.

 

El correr me calmaría los síntomas, más o menos a las dos semanas de empezar, y la lectura me daría alas para empezar a moverme por donde necesitaba. Desde ese momento empecé a modificar mi alimentación, mi manera de dormir, de relacionarme, empecé a hacer Qi gong y a estudiar medicina china y un sinfín de cosas que me llevan hasta hoy.  

 

Así que quiero recomendarte que empieces a leer, a ir a cursos gratuitos, conferencias, clases (puedes venir cuando quieras a las que doy yo), y que empieces a hacer algún deporte que te calme los síntomas. No esperes más!

Empieza el Lunes con todo esto y prueba a ver el cambio en un par de semanas. Espero que me escribas y me cuentes los resultados.

Un abrazo.

 

Ferran.